Diálogo entre las formas. La ética del espacio y el tiempo

  • Ana María Rabe Universität Hildesheim / Goethe-Universität Frankfurt a. M.
Palabras clave: diálogo, tolerancia, límite, horizonte, unidad

Resumen

El Monumento a la tolerancia de Eduardo Chillida, inaugurado en 1992 en Sevilla, se levantó en memoria de los judíos expulsados de España hace 500 años. La escultura pública, que se encuentra en el Muelle de la Sal, no es, sin embargo, un monumento conmemorativo en un sentido tradicional. Si bien el tremendo acontecimiento histórico forma el motivo de esta obra, ésta se emplazó de tal manera que diera expresamente la espalda al castillo de San Jorge, sede de la Inquisición en la que se realizaron los últimos autos de fe de Sevilla. Antes de recordar la violencia y el sufrimiento que se vivió en el pasado, la escultura quiere dar lugar e incitar, en el presente, a entender y vivir la tolerancia cuya represión había sido precisamente la causa de la expulsión. Con su juego dinámico entre las formas, que entra en vigor al rodear y observar la escultura en un movimiento continuo, el Monumento a la tolerancia muestra las posibilidades y dimensiones que abre el diálogo. A partir de la experiencia que ofrece la obra de Chillida se estudian en el presente trabajo el significado y la importancia del diálogo, del límite –el cual se analiza con ayuda del concepto que desarrolló Wittgenstein– y del horizonte para ponerlos en relación con la idea y vivencia de la tolerancia.

Descargas

La información sobre descargas todavía no está disponible.