De Armorum Vita

  • Fernán Altuve Febres-lores

Resumen

Las armas están unidas desde su origen al orden y su historia porque ellas han sido el amparo ante feroces seres y la naturaleza acechante, sirviéndole como respuesta imprescindible a la debilidad de sus manos y su cuerpo. Son pues las armas el instrumento de la mente privilegiada de un ser que necesitó de manera imperiosa un medio para su supervivencia en la tierra. A lo largo de varios horizontes temporales veremos aparecer algunas armas emblemáticas para el fin de la supervivencia humana. En la edad de piedra el hacha, la honda, el cuchillo y el arco resaltaron hasta que el hierro les dio una nueva composición que hizo de la espada, el escudo, lanza y el carro de guerra los símbolos armados de la antigüedad más próxima a nuestros días. El milenio cristiano nació de la devastación del mundo antiguo donde murallas, arietes y caballeros en armadura representaron el horizonte ecuestre que existió hasta que la modernidad hizo de las armas de fuego con cañones, arcabuces, mosquetes, pistolas y escopetas un tiempo marcado por el fuego y la pólvora. El fuego y el carbón darían origen hacia el siglo XVIII a una edad del acero, donde las armas se hicieron más precisas y donde ametralladoras, tanques y fusiles serían hasta nuestros días los actores del drama infinito entre las causas que se defienden para bien o para mal de los desdichados hombres.

Descargas

La información sobre descargas todavía no está disponible.
Publicado
2004-01-01
Cómo citar
Altuve Febres-lores, F. (2004). De Armorum Vita. Militaria. Revista De Cultura Militar, 17, 45 - 73. https://doi.org/-
Sección
Artículos