Podemos y la política de la tecnología

Gemma Galdon Clavell

Resumen


El impacto de Podemos en la incorporación de diferentes herramientas tecnológicas al ‘hacer política’ es evidente. Aunque Podemos no fue el único o primer actor en probar muchas de las aplicaciones que hemos ido normalizando o adoptando en los últimos meses, el salto cuantitativo en los niveles de participación y tamaño de las comunidades de usuarias tiene una traducción también cualitativa: las nuevas tecnologías ya no son el guiño ‘moderno’ de estructuras viejas, sino que forman parte del andamio de las nuevas. Sin streaming no hubiera sido posible La Tuerka. Sin redes sociales no se habría creado una comunidad alrededor de las intervenciones televisivas de Pablo Iglesias. Sin AppgreeAgora Voting, la asamblea de Vistalegre no hubiera ido mucho más allá de los pocos miles de asistentes presenciales y la caprichosa cobertura mediática tradicional. Para ‘romper el cerrojo’ de las comunidades y los consensos tradicionales, para la creación del espacio Podemos y la verificación de su hipótesis inicial, estas tecnologías han sido clave. Una vez roto el techo de cristal, no obstante, empiezan a perfilarse los retos de la segunda pantalla.

Texto completo: PDF

Refbacks

  • No hay Refbacks actualmente.



Teknokultura
ISSN-e 1549-2230

© . Universidad Complutense de Madrid
Biblioteca Complutense | Ediciones Complutense