El arte y la tierra en Martin Heidegger y Eduardo Chillida.

Ana María Rabe

Resumen


Hay un gran parentesco entre la manera en la que Martin Heidegger concibe la idea de la tierra en sus conferencias sobre arte, y la visión de la materia que Eduardo Chillida elabora y plasma en su obra. Según Heidegger, el artista se sirve de la madera, la piedra, el color, etc. rindiendo homenaje a la particularidad de la materia elegida y sacando a la luz la verdadera naturaleza de la tierra. Toda obra presenta para él dos perspectivas: la del mundo y la de la tierra. Si la primera proporciona los lazos entre las manifestaciones artísticas y la vida de los hombres, la segunda conforma el fondo enigmático hacia el que se retrae la obra. La misma idea de la tierra repercute en la obra de Chillida, un artista que trabaja la materia con el oído, intentando «escuchar» lo que en ella se oculta. Mediante tal procedimiento pretende «atrapar» el espacio fugitivo y hacerlo resonar en los límites de los volúmenes plasmados. El reto que se propone es doble: frenar el espacio, la «materia rápida», y afrontar la gravedad de la materia, el «espacio lento».

Texto completo: PDF

Refbacks

  • No hay Refbacks actualmente.





Arte, Individuo y Sociedad
ISSN 1131-5598
ISSN-e 1988-2408

© . Universidad Complutense de Madrid
Biblioteca Complutense | Ediciones Complutense